El aumento significativo de la población y extensión del lobo en España no justifica su incorporación al Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial