El proyecto ProWood (Protection of Wood), impulsado por la Universidad de León (ULE), busca microorganismos que retrasen la degradación de la madera