11 países de la Red Iberoamericana de Bosques Modelo participan en la iniciativa ‘20x20’

La iniciativa ‘20x20’ es un esfuerzo multinacional para frenar la dinámica de degradación del suelo en América Latina y el Caribe. La meta es restaurar 20 millones de hectáreas para el año 2020. Este proyecto ha recibido 365 millones de dólares del sector privado y es supervisado por nueve países miembros y dos programas regionales, incluyendo a la Red Iberoamericana de Bosques Modelo (RIABM).

La RIABM ha identificado 17 bosques modelo en 11 países, que suman un total de 1,6 millones de hectáreas degradadas con potencial para la restauración. Ya que esto requiere la cooperación con distintos países que no son miembros oficiales de la iniciativa, quedará en evidencia que la restauración de bosques modelo promueve una administración más responsable.
 
En América Latina, los cambios climáticos son fundamentalmente la consecuencia de los usos a los que se someten las tierras. La mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero de la región tienen su origen en la agricultura, en el mal uso de los suelos, o en la deforestación. Sólo entre los años 2001 y 2012, la expansión agrícola le ha costado a la región 36 millones de hectáreas de bosques y pastos. En América Latina, la agricultura no sustentable ya ha degradado un total de 200 millones de hectáreas.
 
Conservación y recuperación de terrenos y biodiversidad

Para restaurar el suelo degradado, los participantes trabajarán junto a centros de investigación de primera línea (Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza, CATIE; del World Resources Institute, WRI; del Centro Internacional de Agricultura Tropical, CIAT; y de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturalez, UICN). Una vez clasificado el grado de degradación del suelo de cada área, la iniciativa promoverá la recuperación de terrenos funcionales a través de la agroforestería, las silvopasturas y otros métodos para el uso sostenible del suelo. Se trabajará en la conservación y recuperación de terrenos, en el almacenamiento de carbono, en la retención de agua mediante hidrologías estables, y en la conservación y recuperación de la biodiversidad.
 
“El hecho de que la iniciativa 20x20 sea multinacional garantiza que los esfuerzos se ajusten a las distintas estrategias nacionales para la restauración del suelo” explica Ronnie de Camino, presidente de la RIABM, quien añade que “no todos los bosques modelos que restauraremos serán iguales. Nuestro programa se adaptará al contexto social, económico y ecológico de cada zona”.
 
La iniciativa 20x20 es parte de los esfuerzos globales para superar el desafío de Bonn, que consiste en la restauración de 150 millones de hectáreas degradadas para el año 2020. También contribuirá a alcanzar los objetivos del desarrollo sostenible de Naciones Unidas.