Biocork reúne a los agentes del sector corchero para controlar la culebrilla que afecta a los alcornocales

Biocork, un nuevo grupo operativo, acaba de ver la luz con el objetivo de controlar la culebrilla (Coroebus undatus), una plaga que pone en riesgo la competitividad del sector corchero. La Dirección General de Desarrollo Rural y Política Forestal del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) acogió el pasado 20 de septiembre un encuentro para impulsar y desarrollar acciones integradoras y de cooperación tecnológica, y así abordar el problema de la pérdida de producción corchera, mediante técnicas innovadoras para el control biorracional de la culebrilla. Esta iniciativa pretende de este modo minimizar los daños causados por la plaga en montes alcornocales distribuidos por todo el territorio español.

Biocork extenderá y adaptará también los avances y novedades en el control biológico de la culebrilla al conjunto de comunidades autónomas productoras, que son Cataluña, Castilla y León, Extremadura y Andalucía.

Este proyecto forma parte de la terna de iniciativas aprobadas recientemente para reunir, en forma de grupos operativos, a un gran número de actores (tales como agricultores, ganaderos, selvicultores, industrias, centros tecnológicos o instituciones sin fines de lucro, entre otros) que se asocian para conseguir una innovación al objeto de resolver un problema o aprovechar una oportunidad, con el enfoque de acción conjunta y multisectorial.

Problemática a abordar

La plaga de la culebra o culebrilla está muy avanzada en algunas zonas de España, su presencia va en aumento en todas las zonas corcheras mundiales. En los sitios donde es más presente cae la rentabilidad del alcornocal con el consiguiente riesgo de abandono, y todas las consecuencias negativas que esto conlleva. “El problema persiste. Las panas de corcho con los ataques del insecto no tienen aprovechamiento para el tapón natural, lo que provoca la depreciación drástica del valor de mercado del corcho”, apunta la gerente de la Confederación de Organizaciones de Selvicultores de España (COSE), Patricia Gómez.

“Varios de los socios de la agrupación BIOCORK ya han estado trabajando con resultados muy positivos en Cataluña”, ha destacado el secretario general del Consorcio Forestal de Cataluña, Joan Rovira. Por su parte, el presidente de la agrupación de productores del corcho catalán QUALITY SUBER, Rosendo Castelló, ha incidido en que se ha alcanzado “un alto nivel de efectividad con los actuales sistemas de trampeo. Entre todos nos proponemos mejorarlo, para facilitar su extensión al conjunto de montes de la Península, y así contribuir a la mejora de la calidad del corcho, a reducir las pérdidas ocasionadas al sector productor y, por extensión, a mejorar la competitividad monte-industria; un punto fundamental para garantizar el futuro de estos montes”.

El pasado mes de julio el MAPAMA aprobó la propuesta para diseñar un proyecto de innovación entre las principales organizaciones de propietarios de montes alcornocales y el conjunto de administraciones y organismos de I+D+i vinculados al sector. Biocork (que cuenta con la financiación de FEADER, en un 53%, y del MAPAMA, en un 47%) es una iniciativa en la que participan las siguientes entidades:

Confederación de Organizaciones de Selvicultores de España (COSE)

Quality Suber - Agrupación de Productores de corcho

Consorci Forestal de Catalunya (CFC)

Asociación de Propietarios de Monte Alcornocal de Extremadura (APMAE)

Federación de Asociaciones Forestales de Castilla y León (FAFCYLE)

Centro de Servicios y Promoción Forestal y de su Industria de Castilla y León (Cesefor)

CSIC –Instituto de Química Avanzada de Cataluña (IQAC)

Agencia de Medio Ambiente y Agua de la Junta de Andalucía (AMAYA)

Instituto del Corcho, la Madera y el Carbón Vegetal (CICTEX)

Forestal Catalana, S.A.

Por otro lado, también se cuenta con la colaboración, a nivel estatal, de las siguientes administraciones: Dirección General de Gestión del Medio Natural y Evaluación Ambiental de la Generalitat de la Comunitat Valenciana, la Dirección General de Medio Natural de la Junta de Extremadura, Valenciana d’Aprofitament Energétic de Residus, S.A. (VAERSA), el Departament d’Agricultura, Ramaderia i Pesca y la Direcció General de Boscos de la Generalitat de Catalunya e Instituto Catalán del Corcho (ICSURO) y Dirección General de Gestión del Medio Natural y Espacios Protegidos de la Junta de Andalucía.

Además participan como socios colaboradores en Portugal la Uniao da Floresta Mediterranica (UNAC) y AMORIM Florestal Mediterraneo, S.L.

España es el segundo productor mundial de corcho. La colaboración entre propietarios forestales, administración y centros de I+D es fundamental para controlar una plaga que causa daños millonarios al sector.

La mejora de la calidad y de la producción de los montes alcornocales es fundamental tanto para la conservación de un ecosistema singular por su valor ecológico, económico, paisajístico y social.