El Centro de Investigación Forestal de Lourizán celebrará en junio el 75 aniversario de su fundación

El Centro de Investigación Forestal (CIF) de Lourizán, que depende de la Consellería de Medio Rural de la Xunta de Galicia, celebrará este año el 75 aniversario de su fundación. Con tal motivo, se están programando diferentes actos conmemorativos que se celebrarán en el próximo mes de junio y con los que se pretende hacer un homenaje a todo el personal que pasó por el centro y, de manera especial, a los directores que estuvieron al frente de él en alguno momento de su historia.

Este centro nació a través de la Orden de 25 de febrero de 1943 por la que se creaba en Pontevedra un “Centro Regional de Enseñanza de Investigaciones y Experiencias Forestales”, publicada en el BOE de 15 de marzo de aquel año. El objetivo era completar la enseñanza llevada a cabo por la Escuela Especial de Ingenieros de Montes y extender la acción del Instituto Forestal de Investigaciones y Experiencias en la zona noroeste de España, que ya entonces se consideraba como especialmente apropiada para el estudio y desarrollo de las especies forestales. Esto, se decía, “por sus condiciones de humedad y temperatura”.

En la dicha orden se establecía que el centro tendría por objeto “el fomento de las enseñanzas forestales y la realización sobre las especies de crecimiento rápido de toda suerte de experiencias e investigaciones, comprendidas desde la creación de masas hasta su aprovechamiento e industrialización”.

Parcela de 52 hectáreas

El centro de Lourizán quedó integrado en el Instituto Nacional de Investigación Agraria (INIA) en el año 1973 y en el 1984 fue transferido a la Xunta de Galicia. Sus instalaciones se sitúan en una parcela de 52 hectáreas propiedad de la Diputación de Pontevedra y cedida en el año 1943. Se localiza en la vertiente norte de la Península del Morrazo, en una bocarribera abierta a la Ría de Pontevedra, frente a la Isla de Tambo y de la villa de Combarro. Esta propiedad perteneció inicialmente a Eugenio Montero Ríos quien, entre finales del siglo XIX y principios del XX, construyó un pazo, un invernadero y jardines con una importante influencia modernista.

El terreno tiene también elementos arquitectónicos de épocas anteriores, como un hórreo de 1798 y una fuente de 1804. En años posteriores se fueron construyendo nuevas edificaciones para laboratorios, invernaderos y se hicieron además plantaciones de especies forestales ligados todos a su uso actual como centro de investigación. El CIF de Lourizán se estructura actualmente en tres departamentos (protección forestal, ecosistemas forestales y silvicultura y mejora) y en él trabajan alrededor de 45 personas.