El Hub Forestal de Sant Pau acoge estos días la IV Semana Forestal Mediterránea

El Hub Forestal de Sant Pau acoge, del 17 al 20 de marzo, la IV Semana Forestal Mediterránea, un encuentro internacional que reúne a investigadores, políticos, empresarios y organizaciones de la sociedad civil para trabajar en torno al potencial de los bosques como fuente de riqueza.

Los ecosistemas forestales en el triángulo que enlaza la Europa mediterránea con el norte de África y oriente medio proporcionan múltiples bienes y servicios, que son cruciales para el desarrollo socioeconómico de las áreas rurales mediterráneas y el bienestar de sus poblaciones urbanas.

Biocombustibles, cambio climático, cambio social, nuevos modelos económicos o nuevas tecnologías de la información son algunos ejemplos de factores de cambio que afectan al sector forestal y el mercado del trabajo. Los bienes y servicios forestales deben ser considerados como una oportunidad relevante para promocionar el desarrollo de una economía verde basada en la gestión forestal sostenible en el Mediterráneo.

Con el fin de afrontar estos retos, durante la IV Semana Forestal Mediterránea se trabajará para coordinar el conocimiento científico con unas estructuras de gobierno adecuadas, la colaboración público-privada, y una generación de emprendedores que se atrevan a innovar en todos los niveles para generar valor añadido a los bosques mediterráneos de forma sostenible.

Las jornadas se desarrollaran en sesiones sobre mantenimiento de recursos hidráulicos, turismo, energía forestal (concretamente biomasa) redes de cooperación interregional y visita de experiencias de éxito, concretamente en la zona del Montnegre i Corredor de la provincia de Barcelona.

Entre los participantes destaca la presencia de Eduardo Rojas-Briales, responsable de la dirección del Departamento Forestal de la FAO, la organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

Más de 18 instituciones de las distintas regiones mediterráneas participan en la organización del evento, entre las cuales está el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente (MAGRAMA), la Conselleria de Agricultura, Ramaderia, Pesca. Alimentació i Medi Natural de la Generalitat de Cataluña, y la FAO, además del Instituto Forestal Europeo, y la Red Mediterránea de Bosques Modelo.

IV Semana Forestal Mediterránea

Los bosques y otras zonas boscosas forman una parte integral de los paisajes mediterráneos. Son una fuente de energía, agua, alimento, turismo y muchos otros bienes y servicios, así como otras fuentes de ingresos. Las cadenas de valor de algunos bienes y servicios proporcionados por estos ecosistemas juegan un papel clave en la mejora de la calidad de vida de la gente en la región mediterránea.

Los bienes y servicios forestales deben ser considerados como una oportunidad relevante para promocionar el desarrollo de una economía verde basada en la gestión forestal sostenible en el Mediterráneo. Con el fin de afrontar estos retos, entre ellos:

• Las autoridades políticas y administrativas a nivel nacional, regional y local, las partes interesadas y la sociedad civil tienen que adaptar sus estrategias y marcos normativos para promocionar cadenas de valor sostenibles que contribuyan a la generación de empleo y al desarrollo de una economía verde en el Mediterráneo

• Se espera que los científicos y gestores forestales desarrollen y adapten las prácticas silvícolas teniendo en cuenta la diversidad y uso de los bienes y servicios del bosque, y también la influencia de los cambios socioeconómico y climático, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de la población mediterránea

Después del éxito de las anteriores Semanas Forestales Mediterráneas, las autoridades españolas acogen esta cuarta edición en Barcelona centrándose en el tema:

“La mejora de los medios de vida: el papel de los bosques mediterráneos en la cadena de valor en una economía verde”

La Economía Verde

La Economía Verde- según el Programa Ambiental de les Naciones Unidas, UNEP- está diseñada para promover entre los gobiernos en el "reverdecimiento" de sus economías mediante la reestructuración y la reorientación de sus políticas, inversiones y gastos hacia una gama de sectores, tales como las tecnologías limpias, las energías renovables, los servicios de agua, el transporte verde, el tratamiento de los desechos, y la agricultura y los bosques sostenibles.

El reverdecimiento de la economía se refiere al proceso de reconfigurar las actividades comerciales y la infraestructura para obtener mejores rendimientos en las inversiones de capital natural, humano y económico, a la vez que reduce las emisiones de gas de efecto invernadero, con menos extracción y uso de los recursos naturales, la creación de menos desechos y la reducción de las discrepancias sociales.