El LIFE+ Desmania redescubre el desmán ibérico en el sistema Central de Castilla y León

En el marco de las actuaciones del proyecto LIFE+ Desmania para localizar a esta especie se han prospectado y analizado cerca de 1.000 tramos y  5.000 km de río, de los cuales 250 de esos tramos han sido en el Sistema Central. Estas labores han consistido en el análisis detallado del hábitat fluvial y de ribera, con características favorables para la presencia de la especie. La aplicación de protocolos estandarizados de muestreo de los excrementos del desmán ibérico y  la utilización de novedosas técnicas de laboratorio han sido claves del éxito para la detección de la especie. El Comité de Gestión del proyecto, que se ha reunido en Madrid recientemente, ha procedido a dar por cerrados los informes necesarios para poner en marcha las actuaciones sobre el terreno.

Los trabajos en los que han participado con gran implicación técnicos y agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León, asistidos por expertos, han sido un éxito, al alcanzarse los objetivos previstos con estos resultados. El redescubrimiento de esta especie amenazada, catalogada en peligro de extinción en el sistema Central supone una magnífica noticia para la conservación del desmán ibérico (Galemys pyrenaicus), ya que se creía extinta desde que en 2008 se realizasen los últimos estudios.

Las últimas citas de desmán ibérico en la cabecera del río Tormes (Ávila) datan de hace casi dos décadas, tiempo en el que la especie ha permanecido recluida a los hábitats fluviales mejor conservados del Parque Regional de Gredos. La subcuenca, donde esta especie en peligro de extinción ha sido localizada, ocupa la gran parte de su red fluvial, constituyendo el mayor núcleo poblacional de esta amenazada especie en el sistema Central. A tenor de las densidades observadas podría albergar varios centenares de ejemplares, toda una esperanza para la recuperación de la especie en el sistema Central.

Tras este descubrimiento, los socios del proyecto LIFE+ DESMANIA han dado por concluidos los documentos de información base del proyecto, relativos al seguimiento y análisis de las poblaciones del desmán, al documento técnico para la mejora y conservación de sus hábitat y se han generado modelos de gestión sostenible de la especie. Sobre esta base, se pondrán en marcha actuaciones de mejora de hábitat, como  la corrección o eliminación de estructuras en los ríos o la reforestación de riberas, acciones que tendrán un impacto positivo también para todos los usuarios del medio fluvial y del recurso hídrico.

Proyecto LIFE+ Desmania 2012-2016

El desmán ibérico (Galemys pyrenaicus) es un pequeño mamífero acuático que habita las proximidades de ríos, torrentes y lagos en zonas montañosas y se distribuye desde la vertiente francesa de los Pirineos hasta Portugal, aunque es en España donde se encuentra la mayor parte de su población. El número de ejemplares en el Sistema Central ha sufrido en los últimos años un serio retroceso: el desmán se considera en peligro de extinción dentro del Catálogo Español de Especies Amenazadas en éste área. La disminución de la calidad y cantidad del agua de los ríos, la degradación de los bosques de ribera que le sirven de refugio, y la presencia del visón americano, una especie introducida con una gran capacidad de expansión y de adaptación al entorno, son sus principales amenazas.

Con el objetivo de contribuir a su conservación de esta especie se ha puesto en marcha el proyecto LIFE+ Programa de conservación y recuperación de Galemys pyrenaicus y su hábitat en Castilla y León y Extremadura (LIFE+ Desmania).

Las acciones del proyecto pretenden mejorar su estado de conservación y el de su hábitat, promover la educación ambiental y fomentar la sensibilización y participación de la sociedad.

El proyecto, cofinanciado al 50% por la Comisión Europea en el marco de la Convocatoria LIFE+, se desarrollará entre 2012 y 2016 en áreas Red Natura 2000 de las provincias de Ávila, León, Palencia, Zamora, Salamanca y Cáceres. Está coordinado por la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y cuenta entre sus socios con el propio Ministerio, la Junta de Castilla y León, la Junta de Extremadura, la Fundación Cesefor, la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León, SOMACYL y Tragsatec. Además, participan como entidades cofinanciadoras el Ayuntamiento de Valencia de Don Juan y la Mancomunidad de Municipios del Sur de León. El proyecto cuenta también con el apoyo de las Confederaciones Hidrográficas del Miño-Sil, Tajo y Duero, centros de investigación y asociaciones de pescadores.