La Agencia Europea de Medio Ambiente se interesa por los resultados del proyecto Quick Urban Forestation

El desarrollo del proyecto Life+ Quick Urban Forestation ha llamado la atención de la Agencia Europea del Medio Ambiente (EEA, por sus siglas en inglés) y por ello se ha invitado a una representación de los integrantes de este proyecto a compartir en el 8º Foro Global de Resiliencia y Adaptación Urbanas (Resilient Cities 2017) los resultados y la metodología empleada en la creación y desarrollo de este bosque urbano recuperando un espacio degradado periurbano de la ciudad de Valladolid, en colaboración con su Ayuntamiento. Resilient Cities 2017 se celebra del 4 al 6 de mayo en la ciudad alemana de Bonn, organizado por la EEA y el ICLEI, una agrupación europea de más de 1.000 gobiernos municipales que representa los intereses de las estas entidades dentro de las Naciones Unidas y en foros de políticas internacionales, y que impulsa un cambio positivo a escala mundial a través de programas y campañas sobre sostenibilidad local.

La experiencia llevada a cabo en el Soto de Medinilla (a las afueras de Valladolid) será conocida dentro de una de las sesiones sobre innovación en la que bajo el título ‘Uso de la tecnología para la adaptación innovadora’ se abordará el hecho de cómo contribuyen las mejoras tecnológicas a la creación de ciudades más adaptadas. El ejemplo del bosque urbano de Valladolid servirá para ilustrar a los asistentes a este foro europeo acerca de la tecnología empleada allí para monitorizar los árboles de la plantación y su comportamiento en situaciones de estrés hídrico, una particularidad que afecta a un gran número de ciudades del arco mediterráneo.

Junto a esta iniciativa participada por el Ayuntamiento de Valladolid se presentarán otras de importantes ciudades europeas como Londres, Berlín, Atenas, Lisboa, Bilbao o Copenhague. En el caso del bosque urbano desarrollado por el Life+ Quick Urban Forestation, las tecnologías aplicadas han permitido realizar análisis de supervivencia, muestreos en transeptos y explotación de los datos recibidos por la monitorización de las parcelas de estudio con sensores (los resultados pueden consultarse ya en la web de este proyecto). Estas conclusiones serán presentadas en Bonn el 3 de mayo por el coordinador del proyecto, Rodrigo Gómez, de la Fundación Cesefor, entidad que ha llevado a cabo esta iniciativa junto con  iClaves y SDL, y ha contado con la colaboración del Ayuntamiento de Valladolid, que a partir de ahora será quien se encargue de la gestión y mantenimiento del nuevo bosque urbano.