La segunda vida de los bosques para un futuro bajo en emisiones de carbono

bioenergía, biomasa, forestal, Canadá, soluciones, oferta, demanda, Cesefor

Canadá desarrolla un modelo para estimar la oferta de biomasa forestal y de toma de decisiones de la mano de FPInnovations (una de las principales organizaciones de investigación dentro del sector forestal en este país). En la bioeconomía, los recursos de biomasa renovables y de origen sostenible se utilizan para proporcionar una mayor gama de productos industriales y de consumo. La biomasa de origen forestal y agrícola se puede convertir ya en aditivos alimentarios y textiles, en materiales de construcción, bioplásticos, bioquímicos y, como ya es sabido, en una fuente energética.

Para ayudar a la industria forestal de Canadá a aprovechar el potencial de esa generación energética, FPInnovations ha desarrollado un innovador modelo para estimar la oferta de biomasa forestal dentro de un área de gestión forestal definido y el coste de la entrega a la planta de conversión. Con cifras fiables, las empresas forestales son capaces de tomar mejores decisiones. BiOS (Suministro de Oportunidades de Biomasa), fue inicialmente desarrollada para su uso en Ontario, pero se ha adaptado desde entonces para su uso en otras provincias donde el terreno, las especies de árboles, la logística y los costes asociados pueden ser muy diferentes.

¿Qué importancia tiene la biomasa en Canadá?

La industria forestal del país norteamericano ya está haciendo un buen uso de la biomasa en forma de residuos industriales. La energía producida a partir de los residuos de las fábricas representa actualmente alrededor del 62% de las necesidades energéticas de la industria de la celulosa y el papel. En general, la contribución de la biomasa forestal al consumo de energía final de Canadá ha aumentado de aproximadamente un 3,5% en la década de 1970 a aproximadamente un 6,5% en la actualidad.

El Consejo Canadiense de Ministros Forestales, CCFM, ha publicado un documento informativo (disponible aquí) resumiendo las capacidades de generación de bioenergía de los bosques canadienses y las principales tendencias en el uso actual de la biomasa forestal, liderando el camino la industria papelera canadiense, la cual recibe de la biomasa de los bosques un 60% del combustible utilizado para generar calor y electricidad en algunas factorías.