Miles de productores podrán vender madera más cara si tiene certificación de GFS con PEFC y FSC

Las nuevas tarifas de compra de madera de Ence incorporan una nueva prima para el estímulo de las prácticas responsables de cultivo de madera de eucalipto. Con esta nueva prima, se va a incentivar la madera proveniente de parcelas con certificación de gestión forestal FSC y PEFC, dos de las acreditaciones de gestión forestal más reconocidas en el mundo.

Las tarifas, dirigidas tanto a productores de madera independientes como a suministradores, pueden consultarse en los sitios web http://www.ence.es/index.php/es/compramos-madera.html y http://compramosmadera.es/index.php/es/. Desde 2011, Ence publica en internet el precio que ofrece por la madera. Con esta iniciativa, la empresa trata de aportar transferencia al mercado maderero.

“El impulso a la creación de plantaciones sostenibles es una de las políticas desarrolladas por Ence en el ámbito forestal en los últimos años”, destaca la empresa en un comunicado. De hecho, entre 2011 y 2014 la firma dedicó más de 12 millones de euros a primas por la certificación, actividades de formación y colaboración técnica con asociaciones de productores de madera en materia de sostenibilidad y certificación. Más del 75% de la madera que Ence compra hoy en Galicia tiene ya uno de los dos sellos de certificación. Hoy, el productor de madera gallego tiene a su alcance los más altos estándares de gestión ambiental del mundo.

Primar y estimular a los productores responsables

La reorientación de las primas en el nuevo precio ofrecido por la madera, primando la doble certificación, tiene por objetivo continuar estimulando los cultivos responsables. Con estos estímulos, Ence promueve la producción de madera acorde con estándares ambientales de sostenibilidad de alto reconocimiento global. Además, la certificación es fundamental para asegurar la penetración de la celulosa producida por los cultivos forestales gallegos en los mercados internacionales. Los clientes del sector papelero de los países más ricos de Europa, a los que se destina la mayor parte de la producción de Ence Pontevedra, por ejemplo, tienen una cultura de consumo de productos respetuosos con el medio ambiente. Y están dispuestos a pagar más por este tipo de productos. La certificación forestal es fundamental para acceder a estos mercados.

La prima a la certificación se suma a otras como las ya anunciadas por coto redondo. Tras los avances en materia de certificación en los últimos años, Ence quiere estimular también el trabajo conjunto de los productores de madera. De ahí que prime modelos de trabajo asociado que permitan limitar el impacto que tiene sobre el precio de la celulosa gallega la ordenación minifundista de la propiedad de la tierra.