Nace un portal que ofrece información sobre las acciones de apoyo a los países en desarrollo en materia de monitoreo forestal

La Iniciativa Mundial de Observación de los Bosques (GFOI, por sus siglas en inglés) ha lanzado esta misma semana un portal que tiene por finalidad hacer un seguimiento del apoyo que se está ofreciendo a países en desarrollo en materia de vigilancia de los bosques para la acción climática.

El portal, que se ha denominado Inventario de Actividades de la GFOI, es una ventanilla única con información de fácil acceso sobre más de 400 actividades de seguimiento forestal en 70 países en desarrollo de África, Asia y el Pacífico, América Latina y el Caribe. Los usuarios pueden buscar información por país o región, por tipo de actividades de seguimiento forestal y por donantes.

“La recopilación y difusión de una mejor información sobre los bosques es vital para los países y los esfuerzos de la comunidad internacional para tomar medidas específicas y eficaces contra el cambio climático”, ha señalado estos días el subdirector general del Departamento Forestal de FAO, Hiroto Mitsugi.

El portal ayudará a los gobiernos y donantes a identificar las carencias, a compartir recursos, a evitar solapamientos y a explorar oportunidades para nuevas alianzas que permitan afrontar mejor los retos que los países afrontan al desarrollar sus sistemas nacionales de seguimiento forestal.

A juicio de FAO, “el portal es un hito en la asociación del GFOI”. Fue diseñado y poblado por los socios que lideran la iniciativa, incluyendo: Alemania, Australia, Noruega, el Reino Unido, el Programa SilvaCarbon de los Estados Unidos, el Comité Internacional de Satélites de Observación de la Tierra (CEOS), la Agencia Espacial Europea (ESA), la propia FAO y el Banco Mundial. El mantenimiento de la plataforma correrá a cargo de la Oficina del GFOI, acogida por la FAO, con financiación de Australia y Noruega.

El portal muestra información de los principales asociados para el desarrollo de la vigilancia forestal en el mundo, incluidos gobiernos nacionales, profesionales del desarrollo, agencias espaciales y expertos forestales. “Es un ejemplo de colaboración exitosa y de intercambio abierto de información, lo cual es esencial en una era de cambio climático mundial, ya que cada vez se dispone de más datos geoespaciales y otra información diversa y utilizable”, señalan desde FAO en su comunicado.

Más información aquí.