Presentación de la plantación trufera experimental Soria Trufa Living Lab

Presentación de Soria Trufa Living Lab

La presentación oficial de Soria Trufa Living Lab ha tenido lugar esta mañana en la localidad de Villabuena en el término municipal de Golmayo, Soria. El acto ha contado con la presentación de Pablo Sabín, director de Cesefor, Rafael Medina, Secretario Territorial de la Junta de Castilla y León, y José Antonio Lucas, el jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León; Anselmo García, Consejero de Caja Rural y Director de Soriactiva, y representantes de la Diputación de Soria y Ayuntamiento de Golmayo; además los responsables del proyecto de Cesefor. Durante esta mañana se ha llevado a cabo una plantación simbólica de encinas micorrizadas con Tuber melanosporum en varias parcelas de experimentación del área demostrativa.

Soria Trufa Living Lab es un proyecto de Cesefor, respaldado por una serie de actores del sector imprescindibles para su desarrollo: Ayuntamiento de Golmayo, Caja Rural de Soria, Junta de Castilla y León, Diputación Provincial de Soria y Universidad de Valladolid.

Sobre Soria Trufa Living Lab

La trufa negra (Tuber melanosporum Vitt.) es un hongo muy apreciado en la cocina de calidad por su intenso aroma, que alcanza precios muy elevados en los mercados. Estimaciones conservadoras del valor económico global del sector de la trufa en España, arrojan una cifra superior a los 100 millones de euros anuales, con una producción de trufa que las dos últimas campañas ha superado las  100 toneladas anuales. La producción trufera española supone en estos momentos más del 50% de la mundial y es una de las actividades que mayores inversiones privadas e ingresos repercute en las áreas mediterráneas de media montaña sobre suelo calizo. La truficultura como explotación rentable, es una oportunidad de desarrollo económico y social sostenible de estos entornos, que coincide mayoritariamente con el mapa de la despoblación de las zonas de interior. Soria cuenta con una gran extensión de terreno óptimo para realizar esta actividad. Así grandes extensiones de terrenos dedicados durante mucho tiempo a la agricultura tradicional y que han sido abandonados por falta de rentabilidad, poco a poco se están reconvirtiendo mediante el establecimiento de plantaciones de trufa negra de alto valor añadido.

El auge de la implantación de las explotaciones truferas conlleva la aparición de nuevas actividades dentro del sector y el incremento de servicios y soluciones técnicas vinculadas que facilitan y posibilitan la actividad y expanden la cadena de valor del mismo. Los avances en micorrización de planta para producción, el desarrollo de diferentes metodologías para el control de calidad en la planta micorrizada con Tuber melanosporum o la incorporación en las plantaciones de nuevas técnicas de manejo como el  aporte de sustrato con contenido esporal o “Nidos”, disminuyen  las sensaciones de incertidumbre en la recuperación de las inversiones realizadas por los promotores. Estas mejoras continuadas de las técnicas de cultivo, que en algunos casos tienen base científica y en otros son el resultado de la experiencia empírica de los productores, y la implicación de las administraciones, está propiciando la continuada inversión de capital privado, incrementándose anualmente de forma muy significativa, la superficie dedicada a este tipo de explotaciones. No obstante, el rápido crecimiento del sector se enfrenta a una serie de retos importantes como una ineficaz transmisión de los conocimientos en aspectos claves como las técnicas de cultivo o en el manejo en masas naturales productoras. Se requieren generar infraestructuras o mecanismos con capacidad para asentar y confirmar todo la experiencia acumulada en las últimas décadas de crecimiento del sector para capitalizar y transmitir los conocimientos ya adquiridos y profundizar en los mismos mediante por un lado la  transferencia resultante de la experimentación científica  en el manejo de las explotaciones y mediante el conocimiento empírico del sector por otro, consiguiendo así prestar asistencia técnica desinteresada a los nuevos promotores, consiguiendo reforzar el conjunto de la cadena de valor.

En la actualidad la superficie a nivel nacional dedicada a la actividad de la truficultura, supera con creces las 20.000 ha con un crecimiento anual superior a las 500 ha, proveyendo una gran fragmentación de esta superficie entre un gran número de propietarios. La opacidad en la transferencia de conocimientos de las técnicas de cultivo de trufa negra, es una de las características de esta actividad, y en muchos casos asumen este papel, actores interesados que transfieren este conocimiento a través de recomendaciones y sin una referencia técnico-científica que las avale.

En este marco y para aportar soluciones al sector, que hagan más transparente y más eficaz la transferencia de conocimientos en base científica nace Soria Trufa Living Lab. Esta iniciativa consistente en una plantación trufera experimental de 5 hectáreas de extensión dedicadas a la producción, experimentación, formación y demostración que trabaja para el desarrollo del sector de la truficultura como motor socioeconómico de la “España vaciada”, contribuirá la generación tecnológica del sector trufero, la transferencia de conocimiento a través de acciones de i+d+i y, a la divulgación y formación en este campo.

La Red Trufa Living Lab

Soria Trufa Living Lab es el punto de partida de una futura red de plantaciones truferas “Red Trufa Living Lab”, y que en un futuro será punto de referencia formativo, divulgativo, de investigación, de emprendimiento y de inversión dentro y fuera de Castilla y León.