La provincia de Soria forma parte de un laboratorio experimental para mejorar e impulsar el sector resinero

La provincia de Soria forma parte de un laboratorio experimental para mejorar e impulsar el sector resinero Cesefor

La provincia de Soria forma parte del Grupo Operativo ResinLAB, proyecto coordinado por la Fundación Cesefor, el cual consta de una red de territorios de experimentación (Living Labs) donde los distintos actores de la cadena de valor de la resina podrán co-crear innovaciones con el objeto de garantizar una innovación centrada en los usuarios y con un claro retorno sociocultural, ambiental y económico de la inversión realizada basado en la bioeconomía y el mantenimiento de los servicios ecosistémicos y de desarrollo rural. Por el momento, los municipios de Tardelcuende, Almazán y Quintana Redonda conforman este Living Lab dentro de la provincia.  

El Grupo Operativo RESINLAB (GO-RESINLAB) es un laboratorio experimental (Living Labs) formado por una red de parcelas y municipios ubicados en Castilla y León (Coca, Cuéllar y Nieva (Segovia), Tardelcuende, Almazán y Quintana Redonda (Soria) y Brañuelas-Villagatón, Llamas de la Rivera, Luyego de Somoza (León)), Extremadura (Garbayuela (Badajoz) y Gata (Cáceres)), y Castilla la Mancha (Huerta del Marquesado y Casillas de Ranera (Cuenca)). Cesefor es el socio coordinador de este Grupo Operativo y, además, es el encargado de los trabajos que se desarrollen en la provincia de Soria.

En estos Living Labs propietarios, gestores, investigadores, resineros y la industria de transformación trabajarán conjuntamente para innovar en los procesos de obtención de la resina; en los modelos profesionales que permitan una mayor rentabilidad a resineros y propietarios; y en la mejora de la trazabilidad en la cadena de valor de la resina que mejore la transparencia del sector facilitando la toma de decisiones y la cooperación técnico-científica. Uno de los potenciales del Grupo Operativo es el trabajo colaborativo de todos los actores de la cadena de valor de la resina natural con un objetivo común: garantizar el mantenimiento y la sostenibilidad de la actividad.

Transmisibilidad y transparencia para mejorar la toma de decisiones

“Una de las características de este proyecto es su transversalidad, es decir, son los resineros, los propietarios y la industria de transformación quienes comunican sus necesidades. El equipo multidisciplinar de GO-RESINLAB haremos de transmisores, de canales de comunicación para hacerles llegar los modelos organizativos que funcionan en otros territorios, las experiencias de resinación más rentables económicamente y sostenibles ambientalmente y, posteriormente, la base de datos en abierto que dé transparencia al sector y permita tomar las mejores decisiones para el futuro de la actividad”, explica Aída Rodríguez, coordinadora del grupo operativo y coordinadora de proyectos en Cesefor.

Cesefor ya ha comenzado a trabajar en uno de los principales objetivos de la iniciativa: impulsar nuevos modelos de profesionalización del oficio resinero a través de la incentivación del asociacionismo, cooperativismo y multifuncionalidad en la provincia de Soria. Para ello, en primer lugar, ha definido el tejido socio económico del Living Lab de la provincia de Soria. Este trabajo ha permitido identificar que en los municipios de Tardelcuende, Almazán y Quintana Redonda hay un total de unos 40 resineros y unos 346.600 de pinos resinados.

En segundo lugar, ha revisado las redes de colaboración con todos los agentes de la cadena de valor de la resina presentes en el territorio y de manera supraterritorial, es decir, ayuntamientos, mancomunidades, resineros, asociaciones de resineros u otras asociaciones o cooperativas locales e industria. En el caso de los municipios sorianos, ya existe una red de colaboración entre los agentes, pero se pretende crear una red sólida y consensuada mediante acuerdos por escrito. De esta manera se establecerían acuerdos firmes durante quinquenios a fin de lograr un beneficio estable y duradero en el ámbito del Living Lab.

En tercer lugar, el equipo de expertos de Cesefor recogerá las necesidades de los agentes del sector en el Living Lab soriano a través de distintos procesos participativos. El primero de ellos tendrá lugar el 19 de noviembre en Almazán. En este encuentro con los resineros de la zona se tratará de avanzar hacia un primer diagnóstico de las necesidades de los resineros de esta comarca.

Contrato territorial

Otro de los objetivos que Cesefor ya está abordando en la provincia de Soria es la implementación de la figura del contrato territorial, la cual permitirá canalizar hacia los trabajadores resineros diversas fuentes de financiación compatibles con su actividad principal. Este modelo se desarrollará en los municipios que forman la red de GO-RESINLAB adaptándose tanto a las singularidades de las áreas de estudio como a las necesidades de los resineros. De este modo, se han detectado varias necesidades y oportunidades tales como: definir un plan de acogida y formación para nuevos resineros con el objetivo de evitar un abandono temprano de la actividad debido a las condiciones difíciles del inicio; establecer entre los agentes implicados un plan de seguimiento de nuevos resineros; y promover ayudas económicas iniciales para poder comenzar la actividad resinera tras la formación.

Además, se ha llevado a cabo un análisis del marco legal existente y la compatibilidad de este tipo de contrato; lo que ha permitido identificar una barrera crucial. Actualmente, el resinero cubre su actividad dándose de alta en el régimen autónomo. Sin embargo, la actividad resinera cubre sus gastos 8-9 meses al año y el resto de meses, al no existir actividad resinera, dejan de percibir ingresos. Estos meses sin ingresos pueden ser complementados con los contratos de apoyo al sector para preparar las matas y mejoras, financiadas al 50% por ayuntamientos y la Diputación de Soria. Sin embargo, estas ayudas no llegan al 100% de los resineros y supone hacer cambios en sus cuotas de cotización, ya que para solicitarlas tienen que estar dados alta como demandantes de empleo. Por ello sería necesario implementar un contrato territorial para los resineros y asociaciones de resineros, que les permitiera complementar su actividad esos meses en mejores condiciones laborales. Cesefor, ya ha definido los pasos a seguir para desarrollar los cambios necesarios para dar soluciones a esta problemática, pero la colaboración de las distintas administraciones es imprescindible para poder implementar las medidas definidas.