Cien líderes mundiales se comprometen a revertir la deforestación para 2030

Un centenar de líderes mundiales de países que representan el 85 % de los bosques del planeta se comprometen desde esta semana a "detener y revertir la deforestación y la degradación de la tierra" para 2030, informó ayer el Gobierno británico durante la conferencia climática COP26 que se celebra en Glasgow.

Esa promesa, suscrita en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021 (COP26) por Colombia, Indonesia, Noruega, Australia, Brasil, China, Costa Rica, la Unión Europea, Ecuador, Honduras, Guatemala, Perú, Rusia, Turquía, Uruguay, Estados Unidos o Reino Unido, va acompañada de financiación en la presente década para frenar la regresión de las masas forestales.

En concreto, adquirieron la obligación de desembolsar 12.000 millones de dólares de inversión pública (unos 10.340 millones de euros), a la que se suman 7.200 millones de dólares de inversión privada (unos 6.200 millones de euros) para 2030.

A ello se suman 1.100 millones de dólares (unos 948 millones de euros) recaudados por la Alianza de Inversión de Capital Natural para escalar la inversión en soluciones basadas en la naturaleza y la bioeconomía, según el anuncio.

Los Estados firmantes, que abarcan desde el norte de Canadá a la República Democrática del Congo, suman una superficie de 33,6 millones de kilómetros cuadrados de bosques, que son “los pulmones del planeta” pero que desaparecen a un ritmo de 27 campos de fútbol por minuto, indicó el Gobierno británico en un comunicado.

Además, los máximos responsables de 30 grandes instituciones financieras, entre las que se cuentan Schroders, Axa, East Capital Group o NEI Investment, también se comprometen “a eliminar la inversión en actividades vinculadas a la deforestación”.

El primer ministro británico, por su parte, según el discurso distribuido por Downing Street, califica de “histórico” el acuerdo para proteger esas “catedrales de la naturaleza” porque “los bosques apoyan a las comunidades, los medios de vida y el suministro de alimentos, y absorben el carbono que bombeamos en la atmósfera. Son esenciales para nuestra propia supervivencia”.